¿Es la religión el «opio de los pueblos»?

Karl Marx afirmaba que la religión era el opio de los pueblos. Sabemos que el opio es un narcótico. En éste sentido se menciona ésta especie de metáfora, dándonos a entender que las religiones solo han servido como un instrumento de dominación de las poderes políticos. Porque la gente es más manipulable cuando solo acepta una creencia y no indaga en sus preceptos. Sin embargo, ¿es esto así? ¿necesita Dios de las religiones? O ¿son ellas quienes pretenden justificarse detrás de Dios?.

Preguntas que han venido a nuestra mente en más de una oportunidad. Pero vayamos al principio ¿que es la religión?. Según el diccionario es un conjunto de creencias religiosas, normas, comportamientos, ceremonias propias de un grupo, con las que el hombre reconoce una relación con una divinidad.

El problema subyace, en que éste conjunto de reglas dogmáticas, muchas veces no provienen de la mente del creador. Sino de intereses (económicos, políticos, sociales, etc.) de los hombres. Es aquí donde los creyentes debemos prender las luces de alerta, e intentar dilucidar que forma parte de la verdad y que es solo una práctica religiosa.
La respuesta está en la Biblia, en la oración, en nuestra relación con las cosas del cielo.

…y hacer la voluntad del Dios vivo.

El Señor nos pide que estemos atentos, que hay falsos profetas, gente con malas intenciones, etc. y esa gente está inmiscuida en las estructuras religiosas.

Lo cierto es que podemos vivir sin religión, pero no podemos vivir sin Dios. Los religiosos y la fe no siempre caminaron los mismos caminos. En ocasiones la religión solo forma parte de un ornamento, que poco tiene que ver con Dios.

Pero solo debemos estar atentos para poder discernir cuando algo forma parte de la verdad del creador y cuando no. Sin embargo, durante generaciones, un ejército de valientes creyentes se levanta para luchar contra los religiosos, y hacer la voluntad del Dios vivo.

Lo cierto es que podemos vivir sin religión, pero no podemos vivir sin Dios.


Pablo es el ejemplo más notorio de alguien que respondía a las órdenes dogmáticas y luego solo vivió para servir a DIOS. Recuerda! La sabiduría solo viene de lo alto, si pedimos sabiduría al Rey, la obtendremos.
Si nos nutrimos de La Palabra de Dios, nadie podrá engañarnos.

Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Santiago 1:5 | RVR60 |

Bendiciones.

Lic. Analía Prieto
Lic. Analía Prieto

Puedes utilizar el presente material mencionando la fuente : Héroes en Cristo.