Comunicando lo correcto

Mis aptitudes, mis decisiones comunican!

La comunicación efectiva es la base de un mensaje claro, fluido y eficaz. Comunicamos no solo con palabras, nuestros gestos y proxémica también lo hacen. Esto es, la manera en que nos acercamos a otro comunica.
Nuestra apariencia emite un mensaje, la comida que elijo en un restaurante y el perfume que uso. Son todos signos que dicen quien soy.

Ahora bien, como cristianos tenemos la responsabilidad de comunicar de manera transparente y verdadera. Nuestra vida debe ser un testimonio ejemplificador. Por ello es que los hechos deben siempre acompañar lo que decimos, somos “cartas leídas” dice La Palabra. Y sin dudas tenemos la oportunidad y el honor de emitir el mensaje de Cristo.

Que es el más poderoso de todos los mensajes. Supera la filosofía, la humanística, la ciencia, etc, porque es “EL Mensaje”, el único que puede producir transformación genuina en las vidas y de manera permanente.

Dios es el gran comunicador de todos los tiempos, nos habla en la Biblia, nos habla con sus obras magistrales, la belleza de la naturaleza, los animales, etc. Nos habla con su fidelidad, con su apoyo, con contención.

La gran ley de la comunicación es clara:
“todo comunica”, y todo, es todo!

Lo que decís, como lo decís, la manera en que lo decís. Tus acciones, decisiones, elecciones etc, todo nos define y tenemos como creyentes la tarea magistral de comunicar lo correcto. Sin interpretaciones , ni agregados.

“…Id y predicad el evangelio a toda criatura Marcos 16:15, EL Señor es conciso en la tarea que nos encomienda.
Y debemos llevarla a cabo con excelencia. Sin interferencias, sin mensajes turbios, sin distorsiones.

Comuniquemos la más maravillosa de todas las verdades con la responsabilidad de entender que nuestra propia vida habla por nosotros.

Puedes utilizar el presente material mencionando la fuente : Héroes en Cristo.

Lic. Analía Prieto
Lic. Analía Prieto